Ambessa Historias de Voluntarios septiembre 27, 2019
Era el dia antes de marcharnos , y la verdad que habia sido un viaje duro , por muchas circunstancias diversas a las que tuvimos que enfrentarnos…. nos llamo un trabajador social que nos conoce , y nos dijo si podiamos reunirnos con una mujer que tenia 2 nietos y necesitaba ayuda… le dijimos que si ,y salimos corriendo con el furgon hacia ese lugar dentro de addis al que llamamos bosque.
Al llegar nos estaba esperando una anciana mujer, cubierta en un pañuelo , de un color pajizo , que en su dia hubiera sido blanco. … era una de las mujeres mas mayores que yo he visto en Etiopía.  La mujer  empezo a contarnos su historia y en menos de un minuto rompio a llorar de una manera desconsolada…..
Nos dijo que su hijo había muerto del corazon hacia dos años y que sus dos nietos , Fabregas de 9 años y Eden de 8 se habian ido a vivir con ella.
La tranquilizarnos como pudimos y le dijimos que ibamos a buscarle unos padrinos a los pequeños y que desde ese momento los menores recibirían nuestra ayuda.
Le dijimos que al dia siguiente volviamos y nos llevaríamos a los niños a comprarle todo lonque les hicieran falta porque ese dia tenia otra cita que no podiamos posponer.
Al dia siguiente recogimos a los dos hermosos niños que realmente venian vestidos con sus mejores galas… dos camisetas y un jersey que eran arapos. Fuimos a shola market y les compramos todo lo que necesitaban y fabregas se veia super contento, pero Eden no soltaba nuestra mano , ni esbozaba una sonrisa…..
Los llevamos a comer y despues los volvimos a llevar a casa de su abuelita.. al llegar allí le dije a Rebeca y Natalia que se quedarán jugando con los niños , que yo queria hablar mas detalladamente con la abuela.
Al entrar en esa habitación que era toda la casa, hecha de adobe y con muchos huecos por los que entraba el aire ,no entendia como ahí podian vivir 3 personas.
La abuela me ofreció un asiento donde ella estaba sentada y le dije que no, que preferia que ella estuviera sentada. Le pregunté directamente,  que mas necesita para los niños? A lo que ella entre llantos me dijo, necesito que tr los lleves y que yo pueda morir tranquila de que mis niños no se quedan solos.
Yo no daba crédito y en 5 horas cogiamos un avion !
Le volví a preguntar si estaba segura de que no queria seguir con sus niños y me dijo que ya no le quedaban fuerzas, y que por favor bos hiciéramos cargo. Le dije que los niños en unos 15 dias que es mas o menos lo que tardamos en preparar la documentación,  pasarian a vivir en Casa Ankelba , pero que teniamos que hablar con los niños y explicar la situación.  Llame a rebeca y le dije que los entrasen a la casita. Los dos niños me miraban con unos enormes ojos llenos de curiosidad , y poco a poco fui explicandoles todo… fabregas estaba muy contento con una sonrisa de oreja a oreja sabiendo que iba a vivir con mas niños en una casa grande y con muchos juguetes,  que es lo que se me ocurrió en ese momento. … per Eden rompio a llorar y se me abrazo al cuello tan fuerte que no podía ni respirar y que sus lágrimas recorrían sus mejillas junto a las mias.
Eden , por favor mirame, necesito saber por que llorar y tienes que calmarte para poder entenderte… me dijo algo tan bajito al oido que no la entendí.
Si me voy , quiero vivir contigo. … eso es lo que la pequeña me dijo.
No sabia que decirle no era capaz de articular palabra ni movimiento pero en ese momento me acorde de mis 4 hijos y del colgante que llevo en mi pecho , un mapa de africa con un corazón justo en Etiopía y que por detras lleva grabado los nombres de mis 4 hijos.
Eden , yo hoy tengo que irme con mis hijos.. pero te dejo mi colgante para que lo cuides y para que estes segura de que voy a volver a verte , cuidalo mucho y cuando yo vuelva tu me lo devuelves en persona… la pequeña se tranquilizó y le puso mi colgante en el cuello.
Hoy me ha llamado rebeca diciendo que eden sigue con su colgante y que espera ansiosa devolvermelo , al igual que yo deseo volver a verla y darle un gran abrazo. …
Todos los niños se merecen tener una vida de niños,  por eso hoy mas que nunca os damos las gracias a todos los que haceis esto posible.
Olivia Roman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *