Testimonio Rafael Fernández Gómez


IMG-20151220-WA0001
Mi paso por Ankelba se puede definir brevemente: ENRIQUECEDOR
Conocí a Olivia gracias a mi mejor amigo, y digo gracias porque solo tengo palabras de gratitud hacia ella por su trato, su trabajo, su aportación para un mundo mejor y su ilusión incansable por ayudar.
Mi idea era ver, oír, aprender y diagnosticar con el fin de poder ayudar después en la planificación estratégica tanto interna como externa.
Eso hice, pero para mi sorpresa, el entorno me ayudó a cambiar: “Ver” por “descubrir”, “Oír” por “Escuchar” y “Aprender” por “APRENDER”
En ese lugar llamado Ankelba las personas viven felices, y lo hacen de una forma digna, se sienten útiles. Cada cual sabe lo que debe hacer, sin complejos organigramas ni planes de RRHH, todos sin excepción arriman el hombro.
El resultado: Una AYUDA incalculable para más de 100 personitas que gracias a este proyecto cuentan con alimento, ropa, educación y sanidad. ¿Suficiente? No por desgracia, pero que decir… viendo algo así solo puedes abrir los ojosIMG-20151220-WA0002 y unirte. Sin duda, YO SOY AMBESSA

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.